miércoles, 21 de septiembre de 2011

La primavera huele a adolescencia.

Tiene ese no se qué, tan cursi, que me hace sentir cursi pero a gusto.
Y tenía ese efecto en mí desde mis épocas de colegio secundario. Ah, sí, fui a colegio privado. Pasa que mi vieja me envió (con mucho esfuerzo) a un colegio en la primaria, ya que los recurrentes paros hacían imposible una educación pública razonable. Paros totalmente justificados, aclaro. Iba a seguir en ese colegio pero como mi destino como CPN ya estaba predestinado, y el comercial se dictaba a la tarde, y mi vieja quería que sea a la mañana me cambiaron de colegio. El tema era, adónde. Todas las cuotas eran carísimas, salvo el de uno colegio, al cual llamaremos, la casita del horror. Resulta que la casita del horror era muy barata, pero solo sucedió esto el primer año. Luego nos la pusieron de parado y sin vaselina a todos.
En fin, como el post está perdiendo aroma a primavera, voy a retomar el hilo de la historia. Yo era cómo decirlo … raro. No quería hacer amigos por hacer amigos, no era el adolescente típico. Me interesaba poco caerle bien al mundo y la verdad, tengo talento para eso. Pero afortunadamente encontré a un grupo de buenos amigos que pensaban más o menos parecido a mí. Gente a la que le importaba tres carajos ser popular digamos. Éramos una mezcla de THE BIG BANG THEORY y NIRVANA. Una cosa muy rara definitivamente.
Ok, volviendo a retomar el aire primaveril, cada 21 de septiembre, el destino fijado con mis amigos era el cerro. Destino buscado por cientos de personas también, pero era el favorito nuestro.
La ilusión era ir a tomar un vinito, y levantarnos minitas. Lo único que concretábamos era lo primero, pero, nadie nos quitaba la esperanza. En definitiva, la única certeza era que volvíamos borrachos.
Así que ahora, mientras paso el horario de mi almuerzo discutiendo con un salame que no entiende el valor de la puntualidad, la verdad, extrañé esas épocas de ilusiones de amores, de libertad vitivinícola, de aventura.
De todos modos, esta noche sale festejo con mis mujeres en casa. Sale cerveza y picadita completa.
¡¡¡FELIZ PRIMAVERA PARA TODOS, RIENDA SUELTA A LAS HORMONAS!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada